masajeplasencia.com
 
 
Kinetena Cursos de Masajes y Terapias Alternativas
Escuela de Masaje y Terapias Alternativas
Cursos Presenciales en Barcelona con Salida Laboral

Manos y Piés Frios como Remediarlo

Las manos y los pies reflejan muchas de las condiciones internas del organismo, incluso se encuentran vinculados a las emociones del ser humano. El amor, el miedo, la ternura, la confianza, la inteligencia y la determinación en la vida se manifiestan con las manos y los pies. La forma de andar y el modo en que damos un apretón de manos son algunas de esas manifestaciones que revelan muchas de nuestras características.

Muchas personas que padecen de manos y pies fríos, generalmente no le suelen dar mayor importancia, sin embargo es recomendable considerar el hecho ya que puede propiciar la congestión de órganos internos, desencadenando a largo plazo resfriados, dolores menstruales, cefaleas, estreñimiento, e incluso lumbago o ciática.

Cuando existe un descenso en la temperatura ambiental se considera normal que se enfríen las manos y los pies, de hecho son los termómetros naturales del cuerpo. Pero cuando éstos comúnmente se encuentran fríos aunque no exista un factor externo, se considera un trastorno determinado por otras causas y que origina una contracción de los vasos capilares superficiales. Algunas veces el estrechamiento excesivo de estos capilares disminuye el aporte de sangre a las extremidades, a veces por el uso de prendas ajustadas que dificultan la

circulación sanguínea y otras por la poca exigencia de movimiento en nuestra vida cotidiana. En este aspecto realizar caminatas al aire libre, preferiblemente en entornos naturales como parques o playas, resulta útil para mejorar el sistema cardiovascular. También friccionar las palmas de las manos entre sí y envolver los pies con éstas friccionándolos vigorosamente, ayudan a calentar los pies y las manos.

Ejercicios:

Los ejercicios que describimos a continuación favorecen el aumento de la irrigación sanguínea hacia las manos y los pies. Realizarlos con regularidad, incluso varias veces al día, mejoran la circulación en la extremidad y reducen la sensación de entumecimiento que acompaña este síntoma.

1. Sacudir las manos

Nos sentamos cómodamente en una silla, colocando los brazos por delante de nuestro pecho y relajando las manos con los dedos hacia abajo. Realizando movimientos continuos de sacudida, soltando los dedos y las muñecas todo lo posible. Mantendremos la sacudida entre uno y tres minutos.

2. Elevar los talones

Con los pies separados y paralelos entre sí, elevamos los talones al tiempo que inspiramos. Al bajarlos soltamos el aire para seguidamente repetir el ejercicio entre 20 y 50 veces.

3. Respira profundamente

Colocamos las manos en el abdomen manteniendo la espalda erguida y los más relajada posible. Inspiramos profundamente y retenemos el aire por espacio de ocho segundos, al exhalarlo visualizamos como éste sale por nuestras manos y pies. Realizaremos de cinco a diez respiraciones profundas aumentando cada vez más el tiempo de retención del aire.

 

 
 
 

Sabias que...

• Los conflictos emocionales reprimidos pueden ser la causa de las manos y los pies fríos.
• Las infusiones de canela y jengibre aumentan la temperatura corporal.
• El consumo de tabaco, café y bebidas gaseosas dificultan el riego sanguíneo.
• La ducha de agua caliente (37ºC) produce un aumento de la circulación sanguínea en las extremidades.
• Las manos y pies fríos pueden estar originadas por determinadas enfermedades cardiovasculares.
• El ejercicio moderado favorece el aumento de la temperatura corporal, en especial en las extremidades.

 
Kinetena Escuela de Masaje y Terapias Alternativas. Av. Mistral, 46. Entlo 2. 08015 Barcelona.
e. info@masajeplasencia.com / t. 93 292 44 85 / m. 610 756 776