masajeplasencia.com
 
 
Kinetena Cursos de Masajes y Terapias Alternativas
Escuela de Masaje y Terapias Alternativas
Cursos Presenciales en Barcelona con Salida Laboral

Posturas Antiestres

Las posturas corporales que adoptamos habitualmente, afectan nuestra circulación sanguínea y energética, minimizando el potencial del movimiento natural del cuerpo. La perdida progresiva de la movilidad, nos genera dolores en el sistema músculo esquelético, especialmente en las articulaciones y en la musculatura de la espalda y las extremidades. La falta de consciencia y conocimiento de una correcta postura corporal y el exceso de tensiones generadas por el ritmo de vida acelerado dan como resultado posturas antinaturales, que mantienen el cuerpo en tensión, dificultando el buen funcionamiento del organismo.

Cuando prestamos atención y adoptamos en nuestras actividades cotidianas las posturas correctamente, prevenimos el desgaste de energía y la fatiga física y mental, aprovechando todo el potencial de nuestro movimiento corporal, contribuyendo a liberar la rigidez y el entumecimiento que se nos acumula a lo largo del día. Existen una serie de posturas que nos ayudan a conseguir un cuerpo más equilibrado y armónico, al tiempo que reducen el estrés que acumulamos consciente o inconscientemente, y que en la mayoría de los casos es el responsable del cansancio y agotamiento con el que llegamos al final de la jornada.

Realizar las posturas que te proponemos a continuación te permitirá liberar la sobrecarga acumulada, relajando la musculatura y flexibilizando las articulaciones, a la vez que se incrementa el potencial de energía y de bienestar general.

Ejercicios:

1A. Regular la respiración.

Siéntate cómodamente y sitúa los brazos abiertos a la altura de los hombros. Inspira profundamente llevándolos lo más atrás posible.

1B. Haz una pausa y al exhalar cierra los brazos cruzándolos por delante del pecho, al tiempo que acompañas el movimiento con la cabeza. Realiza el ejercicio descrito de 5 a 10 veces, respirando despacio y profundamente.

2. Equilibra la energía

Tiéndete de espaldas y coloca las piernas apoyadas sobre una silla o en el sofá, de manera que éstas formen un ángulo de 90º. Si es necesario coloca una almohada o un cojín pequeño debajo de la cabeza. Sitúa la mano izquierda en el abdomen y la mano derecha en el plexo solar. Realiza respiraciones completas de modo que el abdomen y el tórax se expandan cada vez que respiras. Retén el aire inspirado 4 segundos aproximadamente y al exhalar cuanta hasta 8 soltando el aire poco a poco. Realiza la respiración descrita de 5 a 10 veces.

3. Descansar las piernas

Túmbate de espaldas en el suelo, lo más cerca de una pared. Coloca las piernas completamente estiradas, apoyadas en la pared. Formando con el cuerpo y las piernas, un ángulo de 90º. Realiza una respiración profunda reteniendo el aire entre 6 y 10 segundos, al exhalar visualiza como liberas toda la tensión de las piernas. Repite de 10 a 15 veces la visualización acompañándola con la respiración consciente.

4. Libera la tensión de la zona lumbar

Tiéndete en el suelo boca abajo, con las piernas juntas y completamente estiradas, sitúa por delante del pecho. Inspira y al exhalar estira completamente los brazos arqueando la espalda todo lo que te sea posible. Seguidamente dobla los codos lentamente y repite el ejercicio de 10 a 20 veces, acompasando la respiración

5. Sosiego interior

Siéntate en el borde de una silla o de un sofá con las piernas formando un ángulo de 90º y los pies cómodamente apoyados en el suelo. Mantén la espalda recta y los hombros relajados, con la barbilla perpendicular al ombligo y las manos sobre los muslos lo más relajadas posibles. Realiza varias respiraciones profundas y serenas haciendo énfasis en una exhalación lenta y prolongada.

6. Estirar la espalda

Tiéndete de espalda en el suelo, llevando las rodillas hacia el pecho y abrazando éstas. Deja la cabeza cómodamente apoyada en el suelo. Inspira y al exhalar lleva las rodillas hacia el pecho, manteniendo la posición entre 5 y 10 segundos. Repita el ejercicio de 5 a 10 veces.

7. Relajar la espalda

Sitúate de rodillas con las piernas separadas y el dorso de los pies cómodamente apoyado en el suelo. Lleva los brazos por delante del cuerpo e inclina el torso hacia el suelo estirando los brazos todo lo que te sea posible. Mantén la postura mientras respiras regularmente.

8. Relajación física y mental

Túmbate en el suelo con las piernas separadas y los brazos separados del cuerpo. Para mayor comodidad coloca una almohada debajo de la cabeza y unos cojines debajo de las rodillas, de modo que te encuentres en una posición cómoda, que te permita relajarte. Cierra los ojos y deja la boca entreabierta. Respira profundamente y al soltar el aire visualiza como liberas toda la tensión de tu cuerpo. Al inspirar visualiza una energía de luz positiva que renueva tu cuerpo y tus pensamientos. Realiza este ejercicio entre 10 y 15 minutos.

 

 
 

Buenos Consejos

Antes de realizar los ejercicios de las posturas antiestrés, lee detenidamente las indicaciones.
• Preferiblemente realiza estos ejercicios al finalizar la jornada, antes de irte a descansar.
• Lleva ropa cómoda, evitando las prendas ajustadas, que te permitan moverte con comodidad.
• Realiza los ejercicios sobre un soporte mullido y firme.
• Acompáñate con una música suave y de tu agrado.

 

 
Kinetena Escuela de Masaje y Terapias Alternativas. Av. Mistral, 46. Entlo 2. 08015 Barcelona.
e. info@masajeplasencia.com / t. 93 292 44 85 / m. 610 756 776