masajeplasencia.com
 
 
Kinetena Cursos de Masajes y Terapias Alternativas
Escuela de Masaje y Terapias Alternativas
Cursos Presenciales en Barcelona con Salida Laboral

Técnicas Respiratorias

Respirar es un acto necesario en nuestra vida, es la fuente inagotable que alimenta todas las células de nuestro organismo. Podemos pasar semanas sin comer, días sin beber agua, pero sin respirar no podemos sobrevivir, ya que si nos quedáramos sólo algunos minutos sin respirar nos moriríamos.

Nuestra vida comienza con la primera respiración y finaliza con la última exhalación. Al respirar, nuestro cuerpo absorbe el oxígeno que necesita para vivir y expulsa el dióxido de carbono sobrante del proceso de combustión que nos da energía. Cuando no realizamos una buena respiración se reduce la capacidad de nuestras funciones vitales y cuando la oxigenación no es la adecuada se desencadenan muchas de nuestras enfermedades físicas y psíquicas, como por ejemplo: ansiedad, depresión, insomnio, hipertensión y por supuesto cansancio físico y mental.

A continuación te describimos una serie de ejercicios que te ayudarán a respirar plenamente, para obtener éstos y muchos otros beneficios, que te permitirán disfrutar más de la vida plenamente.

Ejercicios:

1. Limpiar y relajar

Siéntate cómodamente con la espalda erguida y los hombros relajados. Cierra la fosa nasal derecha con la yema de los dedos y respira despacio y profundamente por la fosa nasal izquierda. Al soltar el aire hazlo lentamente, liberando toda la tensión física y mental. Realiza siete respiraciones completas con ritmo pausado.

2. Activar y vigorizar

Ahora cierra la fosa nasal izquierda y respira rítmicamente por la fosa nasal derecha. Al soltar el aire hazlo con intensidad y sacando todo el aire fuera. Realiza diez respiraciones completas, haciendo énfasis en la inspiración.

3. Relajar la espalda

a) Tiéndete de espaldas con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Coloca los brazos a los lados con las palmas de las manos hacia abajo. Lentamente arquea la espalda, al tiempo que inspiras y llevas la cabeza hacia atrás. Mantén la postura realizando tres respiraciones completas. Inspira por la nariz y exhala por ésta y por la boca.

b) A continuación realiza el movimiento contrario, bascula lentamente la pelvis hacia el ombligo y lleva la cabeza hacia delante, sin levantarla del suelo, exhalando todo el aire. Aplana toda la espalda, apoyándola por completo en el suelo. Mantén la postura y haz tres respiraciones completas inhalando y exhalando por la nariz.4. Masaje de órganos internos.

a) Siéntate cómodamente con la espalda recta y los hombros sueltos. Coloca las manos en el abdomen y respira profundamente llevando todo el aire hacia el vientre. Contén la respiración entre 5 y 10 segundos.

b) Seguidamente, expulsa todo el aire, hasta contraer por completo el estómago. Hazlo despacio y conscientemente. Realiza esta respiración entre tres y siete veces, muy lentamente.

4. Calma y sosiego

Tiéndete de espaldas con las piernas estiradas y lo más sueltas posible. Si lo deseas, coloca un cojín debajo de las rodillas y otro para apoyar la cabeza. Coloca la mano derecha en el pecho y la otra en el abdomen. Inspira despacio por la nariz, llevando el aire hacia el abdomen, sigue inspirando hasta que la caja torácica se expanda con la respiración. Contén el aire entre cinco y diez segundos, después, expúlsalo lo más lentamente posible. Realiza entre 3 y 7 respiraciones completas.

5. Reducir la ansiedad

Siéntate cómodamente. Coloca ambas manos en el costado de la caja torácica. Inspira profundamente llevando el aire hacia los espacios intercostales y siente como éstos se expanden con la respiración. Retén el aire entre cuatro y ocho segundos. Exhala despacio, comprimiendo con tus manos el tórax. Realiza entre cinco y diez respiraciones completas.

6. Soltar la tensión de cuerpo

a) Sitúate de pie con las piernas separadas al ancho de las caderas, las rodillas ligeramente dobladas y los brazos relajados a los lados del cuerpo, con la espalda recta y los hombros relajados. Respira profundamente y contén el aire entre cuatro y ocho segundos.

b) A continuación exhala el aire inclinando el cuerpo hacia delante, dejando caer los brazos por delante de las rodillas. Seguidamente inspira llevando el torso hacia atrás y los brazos a los lados del cuerpo, recuperando la posición inicial. Realiza el ejercicio unas diez veces.

Cuando nos hacemos conscientes de la respiración inmediatamente aparecen los beneficios, aumentando nuestra vitalidad, los órganos internos comienzan a funcionar mejor gracias a la oxigenación que reciben, se fortalece el sistema inmunitario, manifestándose, casi inmediatamente, un incremento en las capacidades físicas y mentales, que aumenta nuestras facultades para pensar y sentir.

Buenos Consejos:

• Si haciendo algún ejercicio te mareas, detente y respira con naturalidad.
• Busca un lugar agradable y silencioso para realizar los ejercicios.
• Recuerda mantener el espacio donde realices los ejercicios, ventilado, de modo que se remueva la energía.
• Procura que mientras haces los ejercicios no te interrumpan.
• Practica los ejercicios respiratorios diariamente, entre 5 y 15 minutos. Aumentando progresivamente el tiempo y las repeticiones de cada ejercicio.
• Utiliza ropa holgada que te facilite hacer los ejercicios con toda comodidad.


 
 

Sabias que...

• Cuando respiramos regularmente y con amplitud aumentamos el potencial de nuestras capacidades físicas y mentales.
• El ritmo de la respiración está directamente vinculado a nuestros estados anímicos.
• Al respirar llevamos oxígeno a los músculos a través de la sangre, reduciendo la fatiga muscular.
• La calidad de nuestra respiración está relacionada con la capacidad mental.
• Con una respiración adecuada podemos modificar el ritmo cardíaco y reducir los efectos del estrés.
• Una respiración lenta y pausada nos ayuda a equilibrar las funciones vitales del organismo.
• La respiración es fundamental para la emisión de la voz.

 
Kinetena Escuela de Masaje y Terapias Alternativas. Av. Mistral, 46. Entlo 2. 08015 Barcelona.
e. info@masajeplasencia.com / t. 93 292 44 85 / m. 610 756 776